Cómo empezó todo

Resulta algo curioso echar la vista atrás y ver cómo por meras casualidades del destino damos los pasos clave que construyen nuestro futuro. Llevábamos ya algunos años dedicándonos a hacer vídeos de casi cualquier cosa que se nos pusiera por delante, grandes proyectos y pequeños, para empresas y particulares, largos y cortos… cuando se nos presentó la oportunidad de hacer…

…también bodas!

Todo comenzó el verano pasado. Nuestros protas, ALBA & YAGO, iban a celebrar su boda en Galicia y casualmente una buena amiga nuestra iba a ser su fotógrafa. Un poco impulsados por la oportunidad de salir de Madrid en pleno Agosto (los de aquí sabréis a que me refiero) y otro poco por la curiosidad, decidimos coger las cámaras e irnos para allá con ella.

Cuando les conocimos supimos que habíamos hecho bien, una pareja encantadora que nos daría juego para hacer lo que más nos gusta…. contar historias.

El día, amaneció radiante y a medida que pasaban las horas se hacía más latente que iba a ser un gran día. El lugar que eligieron no podía haber estado más acertado, LA RECTORAL DE CINES, un antiguo monasterio situado en un precioso valle y rodeado de los ríos Mero y Mendo.

Disfrutamos del día como enanos, el cariño y la acogida que nos dieron la recordaremos siempre… y después de la experiencia y el resultado final, llegó el momento de las valoraciones.

Ellos quedaron encantados con el trabajo y nosotros nos dimos cuenta de que ¿por qué no?, por qué no poner nuestro granito de arena también en este mundillo. Podíamos hacer algo diferente a lo que algunos se han empeñado en estandarizar desde tiempos inmemorables.

Es un día único e irrepetible para cada pareja y los que lo viven junto a ellos y como tal, cada boda debe ser tratada como algo especial, lejos de estereotipadas formas de hacer. Así es cómo decidimos que BeCollage dedicaría parte de su esencia al día más bonito de una pareja.

Y es exacto lo que dice el dicho “en la variedad está el gusto”.

 

Leave a reply